Por Héctor Caldera Tosta
Vivimos en relación con otros, nos educamos en continua interrelación, desde pequeños jugamos roles y luego los ejercemos de acuerdo a lo vivido. La moral, esas costumbres y normas que regulan el actuar, se conforma según la cultura donde crecemos y a su vez, se nutre de otras culturas de acuerdo a donde vivimos.

 Sin darnos cuenta, esas costumbres que dan marco al buen o mal comportamiento, se aprenden desde lo que vemos que los mayores hacen, se incorpora gracias al sentir y a las emociones que nos producen todas esas vivencias, las cuales proporcionan continente en los primeros años. El modelaje del adulto se vive desde la emoción, luego alrededor de los siete años aparece la razón como factor ordenador.Al seguir creciendo continúan los modelajes por figuras consideradas importantes. Con el uso de la razón, pasamos también a ser nosotros mismos modelos de lo que somos, con la fuerza de las decisiones y acciones forjamos el carácter de lo que queremos ser. En ese proceso, emerge la ética, es decir la reflexión que el individuo hace de la moral, con su consecuente capacidad de acción. Cuando la situación a elegir pone a prueba un interés o motivación entre el bien individual y el bien común, adquiere la ética mayor trascendencia.

El 2 de junio de este año, en el Comerica Park de Detroit jugaron los Indios de Cleveland con los Tigres de Detroit, como anfitriones con el lanzador hispano Armando Galarraga, el cual llevaba hasta el noveno ining un juego completo (mismo lanzador todo el juego) y perfecto (ningún bateador del equipo contrario había alcanzado alguna base). En este enfrentamiento, que su equipo ganó 3-0, el pitcher venezolano estaba a un out de lograr el juego perfecto, cuando batean un rolling entre primera y segunda, el inicialista alcanzó la pelota y lanzó a primera donde se encontraba cubriendo Galarraga, quien la atrapó justo cuando llegaba el corredor, pero el árbitro de primera, Jim Joyce, determinó quieto en base. Hubo conmoción y fuertes reclamos de parte del equipo y de la tribuna, así como de distintas personalidades en los días siguientes.

Estuvo a punto de convertirse en el 21avo. pitcher en lanzar un juego perfecto en los 134 años de historia de las Ligas Mayores de Béisbol, y el 2do. hispano en lograrlo desde que Dennis Martínez de Nicaragua lo lograra en 1991 jugando para los Expos de Montreal. Para la Gobernadora de Michigan el juego fue perfecto y así fue declarado oficialmente para el estado. Asimismo, recibió otros reconocimientos y premios.

También puede interesarle: La importancia de educar en Valores

“Mi error le costó a ese chico el juego perfecto”, dijo Joyce. “Pensé que él no retuvo el tiro del inicialista. Estuve convencido de ello hasta que observé el video”, aseguró. Galarraga dijo a los medios locales después del encuentro que Joyce se le acercó para pedirle disculpas. “Lo único que hice fue darle un abrazo…todos nos equivocamos”, expresó. “Se sentía muy mal. Nadie es perfecto”, agregó el lanzador. “Qué se va a hacer, su lenguaje corporal decía más que cualquier palabra, sus ojos estaban llorosos”, comentó el joven pelotero de 28 años. “No va a ser oficial, pero para mí fue un juego perfecto, así se los mostraré cuando tenga mis hijos.”

Las distintas entrevistas que posteriormente le hicieron a Galarraga, muestran el respeto que tiene hacia el otro, ninguna queja o señalamiento. Se percibe la confianza que tiene de su desempeño, así como de su control emocional. “Porqué no le reclamó al arbitro?”, preguntó un periodista. “Cada quien sabe lo que hace, en mi casa me enseñaron el valor del respeto.”

La reflexión vista como “ese estado de estar con uno mismo”, desmitifica la asociación de reflexionar con pensar, yendo más allá integra mente, cuerpo y corazón. Por ello, la ética toca el sustrato emocional de un principio o valor, contempla además el cuerpo y la mente, y desafía la integración de los tres a un estadio que busca mejorar lo que hacemos, alude al espíritu humano. En el acto ético, no sólo sale fortalecido el espíritu de quien actúa, sino también “contagia” a quienes lo ven y llegan a saber del ejemplo.

Héctor Caldera Tosta www.imagoconsultores.com hector.caldera@imagoconsultores.comEsta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.”>

Extraido de Edición N° 3 Aldea Educativa Magazine

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here