Por Yvonne Salas

Estoy cada día recibiendo más y mas llamadas de madres angustiadas porque cuando se sientan en familia a cenar, ven a sus hijos utilizando unos modales que demuestran un desconocimiento total de los modales básicos de mesa.
Me preguntan que pueden hacer para cambiar esos patrones, como hacer para contrarrestar esos modelos de conducta que imitan de sus amigos y que hacen de las comidas en familia momentos desagradables, en lugar de una oportunidad para compartir y conversar sobre lo que han hecho durante el día.

También podría interesarle Metas del Programa ESOL

La respuesta es muy sencilla, debemos aprovechar el momento para reforzar las conductas que queremos convertir en hábitos. Hay padres que consideran que no es ese el momento oportuno para hacerlo. Yo difiero, porque recordemos que el aprendizaje más profundo, tiene lugar cuando ponemos en práctica lo que hemos aprendido de manera cognitiva.
Opino que mientras se haga con cariño, de buenas maneras, basados en el amor que sentimos por nuestros hijos, y por nuestro deseo de que sean lo mejor que puedan ser, debemos aprovechar la oportunidad vivencial e indicarles los comportamientos y la razón por la que se esperan de ellos.
Al iniciar la enseñanza de modales de mesa, debemos recordar que los expertos opinan que se requiere de por lo menos 21 días de repetición de una tarea para convertirla en hábito. Así que manos a la obra e iniciemos con las siguientes recomendaciones básicas:
 Sentarse derechos
 No poner los codos en la mesa
 Masticar con la boca cerrada
 No hablar con comida en la boca
 No estirarse para alcanzar un objeto
 No olvidar decir por favor y gracias
 No levantarse sin pedir permiso para retirarse

Fuente Aldea Educativa Magazine Edición 18

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here