Del portal «El Conocimiento es Vida», publicamos un artículo escrito por el ingeniero «Dumar Ramirez», quien expresamente nos ha autorizado a ello.

El articulo dice textualmente lo siguiente:

 

«Leyendo lo que una colega escribió sobre su sentir en los 50 años y su espíritu de superación profesional desde que se graduó como Técnico Superior Universitario, me ha motivado a escribir estas líneas acerca de esos 50 años.

Hace unos pocos mas de 50 años un hombre millonario de cuna, Venezolano de Guayana, propietario de una de las empresas de construcción mas famosas de Venezuela  con reputación internacional, en lugar de dedicarse a disfrutar su fortuna y su éxito personal y profesional, decidió dedicarse a buscar mejorar la calidad de vida de sus compatriotas y utilizar gran parte de su fortuna y éxito profesional en esa tarea.

Si, les estoy hablando del Dr. Federico Rivero Palacio, quien ayudo a consolidar la creación de la Universidad Simón Bolivar y fue su Vice Rector. Y luego viajó alrededor del mundo buscando una solución para la formación de recursos humanos que permitieran el desarrollo de Venezuela y abrieran oportunidades de una vida mejor a nuestra gente. Y fue en Francia donde lo encontró.  El éxito que los I.U.T. tenían en Francia y como eso estaba consolidando el desarrollo industrial de ese país, le llamó mucho su atención.

Debido a su fama como profesional , el gobierno francés le puso todo su sistema a la orden para que tratara de emularlos en Venezuela.  El Gobierno Venezolano ni si quiera entendía lo que él estaba tratando de hacer para lograrlo y como el Dr. Rivero, estaba financiando todo el proyecto con su fortuna personal, lo permitieron.  De hecho, todo lo necesario para hacer funcionar el I.U.T. Región Capital, los financió él por mas de tres años con la ayuda del Gobierno Francés, lo cual nos enteramos muchos años después, quienes lo acompañamos en ese sueño, incluso nuestros estudios de especialización y postgrado de los primeros 50 del programa de formación de profesores, fueron pagados de su peculio personal y no lo sabíamos porque nos hacía creer que era el Gobierno Venezolano que lo hacía.

Si leen el documento que escribimos en 1980 y EDUPLAN del Ministerio de Educación publicó en el 81, podrán entender las bases con la que el Dr. Rivero soñó en la creación de los I.U.T.  Todo profesor de un I.U.T. debía entrar al programa de formación de profesores desde los T.S.U. que quisieran formar parte de la planta docente hasta los seleccionados de las Universidades Nacionales o Extranjeras. Cada trabajo de ascenso, investigación, extensión o del programa de formación de profesores, debería estar siendo parte de algún proyecto de desarrollo nacional, regional o local de Venezuela.

Todas las especialidades deberían estar siguiendo los lineamientos de su respectiva comisión nacional de esa especialidad, conformada por representantes del sector industrial privado, público, de educación superior y comercio, con personas de probada reputación y reconocimiento en su sector. TODO CON UN PROPÓSITO Y RESULTADOS CONCRETOS EN EL BIENESTAR DEL PAÍS y no simples papeles para justificar un posición social para que le llamen Doctor, Magíster , Ingeniero, etc..  Eso se logró al comienzo pero luego se desvirtuó por la intromisión político partidista y abuso de poder de los gobernantes.  Los Directivos no se nombraban por su idoneidad profesional y sus logros en el bienestar del país, sino en la conveniencia de los que mandan en su momento y se desvirtuó  el sueño del Dr. Rivero quien dedico parte de su vida y su fortuna  a construir un sistema para el bien de todos y por lo tanto del país.

Me acuerdo que el día de su funeral solo estuvimos con su familia los que le acompañamos en la creación de esa idea y no se presento ningún representante oficial del Gobierno. Solo estuvo el Ing. Leopoldo Sucre Figarella  porque era su compadre y amigo de toda la vida.  Unas semanas antes de su fallecimiento, cuando yo lo visitaba en su casa, tuvo un ataque cardio vascular y junto con su querida esposa y su hijo, lo llevamos a emergencia y mientras íbamos en el carro me pidió que nunca abandonara el I.U.T. ya que la gran mayoría de mis colegas, frustrados por la intromisión político partidista y siendo gente muy preparada, se habían salido de los I.U.T., lo cual le juré que lo haría y así mismo lo cumplí.

Todos los proyectos que hice a escala Internacional, nacional y regional, siempre los hice como I.U.T. y me siento bien conmigo mismo por haber cumplido esa promesa.

Solo ruego a Dios que el esfuerzo del Dr. Rivero todavía siga viviendo y que su sueño por el sistema I.U.T. se consolide algún día porque es realmente la única forma de que este país aproveche los recursos humanos que tiene para lograr un desarrollo sostenible y una mejor calidad de vida para la mayoría de los Venezolanos

Pueden visitar la página web indicada acá: https://elconesvida.net o leer el articulo citado en este link: https://elconesvida.net/2021/11/03/50-anos-de-los-i-u-t-de-venezuela/

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here