Por: Profesor Alirio Martín Alvarez Díaz

«Quien planta árboles está al lado de la eternidad. Nuestra codicia legítima de más bosques es la búsqueda de una humanidad más humana» Joaquin Araujo

El año de 1923 es una de esas fechas que marcan un hito en la historia de nuestra noble urbe caroreña y podríamos decir que en Venezuela y el mundo ya que por esas incomprensibles curiosidades del destino vieron la luz hace cien años insignes hombres y mujeres que destacaron posteriormente en los distintos campos del saber en una sociedad venezolana que atravesaba intensos cambios económicos, políticos y sociales ya que estábamos entrando en la era petrolera, se iniciaba el proceso de urbanismo acelerado, el éxodo campesino, el abandono de las zonas rurales, el oscurantismo en que la dictadura gomecista había dejado a Venezuela se trataba de superar y en algunas regiones del país existían focos muy interesantes de desarrollo cultural, educativo, reivindicativo de las grandes mayorías , ese es el caso de la Carora de los años 30 y 40 del siglo XX, encabezado este movimiento por el insigne periodista, historiador, preclaro pensador y conductor de juventudes el gran Cecilio Zubillaga Perera, quien no solo luchó por reivindicar a los campesinos, a los artesanos y obreros por restablecer sus derecho, sembrar bibliotecas y centros de lectura en nuestra región, defender a Carora y proponer cambios, soluciones, planes de desarrollo, en fin,  dirigió un singular movimiento de insignes escritores, periodistas, poetas, músicos, médicos, historiadores, políticos, humanistas, algunos de ellos están cumpliendo cien años de su natalicio en 2023, como Alirio Díaz, Rodrigo Riera y Ali Lameda acompañados de otros discípulos de gran valor y protagonismo en el siglo XX venezolano como Héctor Mujica, Guillermo Morón, Elisio Jiménez Sierra y Luis Beltrán Guerrero entre otros.

Pero voy a referirme en esta oportunidad a un extraordinario ser humano, el maestro Expedito Cortes, nacido también en 1923 y llegado a estas tierras para beneficio de nuestra ciudad, vino a dictar cátedra, de trabajo arduo y fructífero, como creador y difusor de luces, de cultura, de gremialismo, y de un aspecto en el que fue un adelantado, su lucha por dominar los desequilibrios ecológicos, su desvelo por la flora y la fauna, por crear con el ejemplo una conciencia conservacionista en todos los ámbitos donde su voz fuese escuchada y por eso yo lo considero como uno de los más destacados personajes en este año centenario “Eje de la Cultura Caroreña” como lo define el Dr. Luis Cortes, cronista e hijo del maestro Expedito, porque su lucha fue  por la vida del hombre, por la supervivencia, por el mantenimiento de los ríos y lagos, contra la tala y la quema indiscriminados, por crear parques y reservorios de animales en peligro de extinción y luchar contra la desertificación de los espacios, hoy más que nunca su lucha tiene plena vigencia, cuando nuestro querido planeta tierra se encuentra en un gran peligro por culpa del mismo hombre que por desconocimiento y ansias de lucro explota el ambiente sin piedad.

El legado de Expedito Cortes es verdaderamente impresionante, por su papel no solo como educador y director del Grupo Escolar Ramón Pompilio Oropeza donde realizo una gran labor, lucho por crear escuelas para los niños y la escuela Normalista de Carora para beneficiar a quienes eran parte de sistema educativo de la época, un logró muy significativo, lo que lo enaltece como discípulo que fue del gran maestro de maestros Luis Beltrán Prieto Figueroa de quien fue seguidor, además de eso fue fundador de una serie de instituciones en la ciudad del Portillo de inmensa importancia aun hoy en 2023 como el Rotari Club, la Casa de la Cultura de Carora junto con el Dr. Juan Martínez Herrera, otro egregio venezolano llegado a estas tierras donde cumplió inmensa labor, Expedito fue fundador de la Casa del Educador y de el Cuerpo de Bomberos   y del Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), además su labor gremial fue digna y ejemplar ya que participo en la famosa primera Huelga Magisterial realizada en el país y fue presidente de la Federación Venezolana de Maestros, del IPASME y  del Centro Lara de Carora, entre otras importantes funciones, como vemos un hombre con una gran energía y entusiasmo por los beneficios no solo del pueblo sino también de la naturaleza. El profesor Samuel Vargas recuerda a Expedito cuando una vez fue a solicitarle prestado el escenario del Grupo Ramón Pompilio Oropeza para representar una obra de Teatro sobre la vida de Jesucristo quien le contestó: “Samuel con mucho gusto te presto el escenario pero con una condición, que no se digan en la obra malas palabras, hay que dar el ejemplo”. En esa época estaba de moda el film Jesucristo Superestrella que a Expedito no le caía muy bien, un maestro de la palabra.

Ahora bien la obra fundamental de Don Expedito Cortes se centra en su labor como ambientalista, como ecologista, pero no sentado en una cómoda oficina sino como un hombre de acción, de los que lucharon toda la vida en busca de lograr el desarrollo sostenible en el contexto ambiental, perteneció al Frente Ecológico Centro Occidental y defendió especies en peligro de desaparecer como el cardenalito. Nos imaginamos que hogaño Expedito estaría protestando por la explotación del cují en la Otra Banda para producir carbón y venderlo a diferentes partes del país, estaría luchando por el rescate de nuestro querido “hilo de miel de perezoso curso” nuestro rio Morere, continuaría con la realización de las importantes Jornadas Ecológicas en las que participamos muchos caroreños buscando crear esa conciencia conservacionista tan necesaria, dando a conocer las leyes ambientales y proponiendo soluciones a la problemática de los desequilibrios ecológicos, una de sus más hermosas tareas y que forman parte de su impresionante legado fue la creación , junto a otros eminentes ecologistas nuestros, de dos Parques Nacionales, de 45 que tiene el país,  para proteger la flora y la fauna  y los ecosistemas de los peligros de su explotación o la extinción de especies, nos referimos al Parque Nacional Cerro Saroche (1989) y al Parque Nacional Dinira (1988), mas de 776 Km cuadrados  de superficie protegidas contra la acción del hombre, en estas zonas se permite la realización de actividades recreativas, turísticas y educativas, así como la investigación científica, que hermoso ejemplo de amor por el ambiente. Una bellísima y aleccionadora anécdota que narro el Dr. Luis Cortes fue cuando Atarigua la vieja estaba siendo inundada para crear la represa cuatricentenaria, Expedito y otros amigos del ambiente fueron en canoas a rescatar muchos animalitos que morirían ahogados en una especie de Arca de Noé, rescataron osos hormigueros, iguanas, conejos, cachicamos y hasta algunas serpientes que se negaban a dejar su hábitat, fueron rescatados por este eminente ecólogo larense.

Con la globalización no solo se ha tratado de  unificar las formas de pensar sino que también los problemas, sobre todo los ambientales también son globales, el efecto invernadero que genera el calentamiento del planeta es un hecho innegable y altamente peligroso, la capa de ozono y los rayos ultravioleta, la lluvia acida y su efecto destructor, el descongelamiento de los polos y el aumento de los niveles de los océanos, las lluvias y las sequias  intensas en diferentes partes del planeta, el fenómeno del Niño y la Niña,  todo a causa del hombre y su desmesurada ansias de lucro y los avances tecnológicos e industriales, se requieren soluciones globales y particulares, leyes y uso de las energías limpias, las Cumbres Ambientales ponen metas  a los países para reducir la emisión de gases contaminantes, que solo algunos cumplen, el papel protagónico que el hombre debe jugar en el desarrollo sustentable y por ende en el mantenimiento de la salud de nuestra tierra y del legado a las futuras generaciones nos la recuerda Albert Einstein al afirmar “…El mundo es un lugar peligroso, no a causa de los que hacen mal sino por aquellos que no hacen nada por evitarlo…”

 

 

Graduado en la UPEL, en la especialidad de Ciencias Sociales. Actualmente Jubilado del MPPE. Desempeño cargos en todos los niveles educativos a nivel medio desde aula hasta Director en el Liceo Egidio Montesinos, Colegio Cristo Rey, Colegio Edmundo Jordán, entre otros. Orador de Orden en la Sesión Solemne del Consejo del Municipio G/D Pedro León Torres, en conmemoración del Natalicio del héroe y día del Municipio. 25 de junio de 2008. Botón Honor al Mérito ciudadano. Consejo del Municipio G/D Pedro León Torres. Publicación de Artículos periódicos y revistas. Participación en el Concurso de Crónicas “450 años de Carora”, Ganador de Mención Publicación 2019, con la obra “¡Egregius nacidos para la eternidad!”. Perteneciente a los Comité Organizadores de los Concursos: Internacional de Guitarra Alirio Díaz y Nacional de Guitarra Alirio Díaz que se realizan en Carora. Actualmente se desempeña como Coordinador de Proyectos Especiales de la Fundación Alirio Díaz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí