Por Luis Eduardo Cortés Riera. cronistadecarora@gmail.com

Este extraordinario escritor y periodista caroreño, que usaba el seudónimo de Lor-Vas, tiene además un mérito pocas veces tomado en cuenta: su formación autodidacta de historiador. Sin tener relación con nuestras escuelas de historia venezolanas, hilvana y traza una muy bien documentada interpretación de la historia del Héroe de la Batalla de Bomboná que ahora se está reditando por tercera vez, que plantea el viejo dilema del individuo en la historia, complejidad que tanto llama la atención del marxista ruso Jorge Plejánov y del historiador británico Edward H. Carr. En tal sentido su obra más emblemática es Vida y sacrificio del General Pedro León Torres, 1974.

Esta destacable y de ninguna manera despreciable condición autodidacta de Don Luis Oropeza Vásquez, nos recuerda a la de los inmensos escritores caroreños Cecilio “Chío” Zubillaga (1887-1948) y Rafael Domingo Silva Uzcátegui (1887-1980), quienes realizan una gigantesca obra literaria que nos llega, influenciándonos, hasta el presente. Es que la naturaleza del idioma (español) favorece el nacimiento de talentos extremados, solitarios y excéntricos”, escribe el Nobel de Literatura mexicano Octavio Paz. Se trata de dos exponentes magníficos de lo que hemos llamado tentativamente “genio de los pueblos del semiárido larense venezolano.”, al que debemos agregar, sin titubeos de ninguna especie, el caso emblemático de Don Luis Oropeza Vásquez, que bien se lo merece por el alcance de su obra.

Foto Cortesía de El Impulso

Venezolano, nacido en Cubiro, Estado Lara. Doctor en Historia por la Universidad Santa María de Caracas, 2003. Docente del Doctorado en Cultura Latinoamericana y Caribeña, Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Barquisimeto. Cronista Oficial de Municipio Torres, Carora. Miembro de la Fundación Buría. Ganador de la Segunda Bienal Nacional de Literatura Antonio Crespo Meléndez, 2014, con el ensayo: Rafael Domingo Silva Uzcátegui, más allá de la Enciclopedia Larense, Psiquiatría y literatura modernista. Colaborador de las revistas literarias: Archipiélago, de México; Letralia; Carohana; Mayéutica, CISCUVE; Columnista del diario El Impulso de Barquisimeto. Autor: Del Colegio La Esperanza al Colegio Federal Carora, 1890-1937, La gallarda serpentina de El Negro Tino Carrasco; Ocho pecados capitales del historiador; Enciclopedia Temática del Estado Lara; Iglesia Católica, cofradías y mentalidad religiosa en Carora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí