Este es el nombre de la ley  que tiene por finalidad tener a todos los niños en edad escolar al nivel debido de su grado, para el año 2014. Esta ley, suscrita por el presidente George W Bush en el 2002, ha sido muy criticada en años recientes,  en parte por afirmar que más de una tercera parte de todas las escuelas públicas del país tienen serios problemas. También los maestros han manifestado que la ley se concentra demasiado en pruebas estandarizadas, como una vía de evaluar la labor de los maestros y el avance de las escuelas.

La Iniciativa del Presidente Bush en las Escuelas Secundarias tenía el potencial de conseguir mayores avances en la reducción de la alta tasa de deserción escolar entre los hispanos y otras minorías. que cualquier otra iniciativa federal de la historia, dijeron hoy altos funcionarios del Departamento de Educación durante una sesión informativa para la prensa hispana. Entre los funcionarios que informaron hoy a los reporteros figuraban Ray Simon, Secretario Asistente para la Educación Primaria y Secundaria; C. Todd Jones, Secretario Adjunto Asociado para el Presupuesto; Kathleen Leos, Subsecretaria Adjunta Asociada para el Aprendizaje del Inglés; y Adam Chavarría, Director de la Iniciativa de la Casa Blanca dentro del Departamento para la Excelencia en la Educación de los Hispanoamericanos.

El presupuesto del Presidente del año fiscal 2006 incluye $56 mil millones en fondos discrecionales para el Departamento de Educación de los EEUU para garantizar un maestro de alta capacidad para todos los estudiantes, incluidos los estudiantes que están aprendiendo inglés, y mayor financiamiento destinado a las Becas Pell (Pell Grants) para que los estudiantes puedan asistir a la universidad, entre otras iniciativas. Desde que asumió su cargo, el Presidente Bush ha aumentado el financiamiento para la educación en $13,8 mil millones, o el 33 por ciento.

Con el fin de ayudar a todos los estudiantes de escuela secundaria a alcanzar un alto nivel académico, el Presidente está instando al Congreso a aprobar una nueva Iniciativa de $1,5 mil millones en las Escuelas Secundarias para asegurar que los estudiantes de escuela secundaria estén preparados para graduarse con los conocimientos necesarios para triunfar. La Iniciativa establece como requisito la medición del progreso de los estudiantes en lectura y matemáticas al menos tres veces durante el transcurso de high school (la escuela secundaria superior) e incluye $250 millones para pagar estas evaluaciones. También permite a los estados y los distritos escolares usar los recursos para planes de desempeño individual, la prevención del abandono de los estudios, exigentes cursos vocacionales y técnicos, una campaña de concientización sobre los estudios universitarios y superiores, entre otras cosas.

También podría interesarle Sabías que… Los niños primero

«El Presidente Bush y la Secretaria Spellings están dedicados a ayudar a reducir la tasa de deserción escolar,» dijo el Secretario Asistente de Educación Ray Simon. «Se podía haber impedido que muchos de estos estudiantes abandonaran la escuela si hubieran recibido ayuda más temprano. Este financiamiento permitirá a los distritos escolares los recursos y la flexibilidad [necesarios] para crear programas que brinden intervención individual uno a uno con los estudiantes y su familia y planes de desempeño para seguir el progreso de los estudiantes y garantizar que se satisfagan sus necesidades individuales. Los hispanos pueden llegar a beneficiarse mucho de esta propuesta».

Los hispanos tienen la tasa de deserción escolar más alta en relación con otros grupos de estudiantes—el 27 por ciento en 2001, el último año del que tenemos estadísticas, según el Centro Nacional de Estadísticas Educativas del Departamento. Esta tasa es aproximadamente cuatro veces más alta que la de los estudiantes blancos y más del doble de la de los estudiantes africano americanos.

«La tasa de abandono de los estudios por estudiantes hispanos no ha sufrido grandes cambios en las últimas tres décadas. Existen muchos estudiantes hispanos que están entrando al colegio con niveles de lectura por debajo del nivel aceptado, no están preparados académicamente en las áreas básicas de matemáticas y ciencias y tampoco gozan de acceso a maestros altamente capacitados», dijo Adam Chavarría, Director Ejecutivo de la Iniciativa para la Excelencia en la Educación para Hispanos de la Casa Blanca. «La Iniciativa de Escuelas Secundarias del Presidente, específicamente hablando sobre los programas de intervención, pueden y ayudarán a aliviar estos problemas centrándose en recursos dirigidos a aquellos estudiantes hispanos que están bajo alto riesgo de abandonar los estudios».

Según un informe publicado por el Manhattan Institute, el 66 por ciento de los estudiantes de nuestro país abandonan la escuela secundaria superior sin estar preparados siquiera para solicitar admisión a una institución de educación superior de cuatro años. También el informe da a conocer evidencia de que la brecha en el rendimiento académico, que comienza a temprana edad, continúa hasta la escuela secundaria y al final resulta en las altas tasas de deserción escolar.

«Que Ningún Niño Se Quede Atrás nos encamina hacia la igualdad en la educación al ayudar a cerrar la brecha en el rendimiento,» afirmó Kathleen Leos, Subsecretaria Adjunta Asociada para el Aprendizaje del Inglés. «La Iniciativa en las Escuelas Secundarias aporta recursos en el ámbito nacional para responder a las necesidades educativas a nivel de escuela secundaria, incluido el grave problema de la deserción escolar entre los hispanos y otros grupos minoritarios. Los estados deben reformar nuestros grados superiores de tal modo que un diploma de high school signifique que el graduado está preparado académicamente para entrar en la fuerza laboral o seguir con los estudios universitarios.

El presidente Obama presento una propuesta para reformar la ley, la cual se concentrará más en elevar el nivel de estudiantes y maestros y menos en castigar a las escuelas que no cumplan los objetivos.

El plan de Obama da a los distritos locales y a los departamentos de educación estatales más control –y responsabilidad– en la reforma escolar.

Los distritos y los departamentos de educación estatales ahora tienen la flexibilidad de decidir la mejor forma de arreglar las escuelas que tienen problemas crónicos, en lugar de seguir un enfoque que entrega el gobierno federal. Además, el plan:

  • Exige a todos los graduados de secundaria que estén listos para la universidad para el 2020, en vez de exigirlo a todos los estudiantes que estén matriculados para el 2014.
  • Evalúa el avance académico según el rendimiento y el crecimiento.
  • Emplea más dinero en programas de capacitación para los maestros y en programas de mentores.
  • Premia el progreso y la excelencia en las escuelas de alto rendimiento, mientras observa con cuidado a las escuelas con problemas.

Fuente: Edición 10 Aldea Magazine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here